Ciudad

  • jerez1
  • jerez2
  • jerez3
  • jerez4
  • jerez1
  • jerez2
  • jerez3
  • jerez4

Ciudad de Jerez

Jerez siempre ha estado influenciada por distintas culturas. Es una ciudad que fue la Xera fenicia, la romana Ceret o la Sherish musulmana, con una importante relevancia económica y militar hasta 1264, cuando fue tomada por manos cristianas. En esta ciudad puede verse la huella que dejó paso de los musulmanes en elementos tales como el trazado urbanístico de los barrios enclavados en la antigua medina árabe: San Lucas y San Mateo, la Plaza del Mercado (sede del Museo Arqueológico) o el Palacio Riquelme. Pero sin duda el vestigio andalusí más importante es el Alcázar de Jerez, en cuyo interior alberga la Mezquita, los Baños Árabes y el Jardín de los Olivos. El paso de los Reyes Católicos también marcó esta ciudad; con ellos se inició el próspero comercio de sus famosos vinos con los ingleses, que hoy en día siguen gozando de renombre internacional.

Esta mezcla de civilizaciones ha dotado a la ciudad de un amplio abanico de estilos arquitectónicos que confluyen en edificios singulares, otorgando a Jerez de una fisonomía urbana peculiar. Con una arquitectura que da fe de la fuerte preocupación artística que siempre orientó toda su actividad constructora, en Jerez se erigen hoy numerosas iglesias cristianas (muchas de ellas pertenecientes a un estilo gótico novedoso enriquecido con elementos renacentistas y barrocos) y palacios renacentistas, barrocos y neoclásicos contruidos por su aristocracia agricultora y su burguesía vinatera. Estos elementos arquitectónicos, junto con las bodegas de Jerez, donde todavía puede vislumbrarse el lujo como auténticas catedrales del vino que fueron; confieren a la ciudad un encanto característico.

Además, Jerez ofrece numerosas posibilidades que tienen reconocimiento internacional: espectáculos ecuestres en la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre y la Yeguada Hierro del Bocado, la visita a las incomparables bodegas de Jerez, catedrales donde nacen sus famosos vino y brandy, el flamenco más puro, su centro antiguo (declarado como Conjunto Monumental Histórico-Artístico), etc.

Otros atractivos de renombre son su conocido Circuito de Velocidad, el Zoo botánico de Jerez o sus numerosas fincas, haciendas, cañadas y enclaves naturales, donde se puede disfrutar de un turismo activo en contacto con la naturaleza.

Todo esto, sumado a su extraordinaria situación geográfica y clima, hacen de Jerez el destino perfecto. Al estar situado entre sierra y mar, ofrece la posibilidad de realizar numerosas excusiones y visitas desde Jerez hacia distintas localidades de la provincia siguiendo sus diferentes rutas establecidas como son la Ruta de los Pueblos Blancos, la Ruta del Toro, la Ruta Atlántica, etc.